América Economía señala que Fidel es el Blogger más importante de la isla de Cuba. Y es que ahora Fidel, a sus 82 años se dedica a escribir en un espacio que con cierta ironía se llama cubadebate. Las "Reflexiones de Fidel" son una colección de 140 artículos a la fecha, que contienen desde odas al Che, pasando por incontables críticas a Bush (asunto fácil), hasta proclamas sobre "la sinceridad y el valor de ser humildes", que termina siendo una auto-alabanza (me recuerda a aquel compañero de juventud que al preguntarle que quería hacer de su vida respondió "quiero ser la persona MÁS HUMILDE del mundo").

El asunto que deseo resaltar aquí es que, a diferencia de la gran mayoría de blogs en el mundo, el de Fidel no cuenta con un espacio para realizar comentarios. Su debate se convierte en una disputa de un solo hombre. Me lo imagino en su lecho de enfermo hablándose a sí mismo al espejo. Finalmente es una técnica valiosa utilizada en psicoterapia; por ejemplo, en el enfoque gestáltico se utilizan las sillas opuestas. Una de las características fundamentales de la Nueva Economía de acuerdo a Manuel Castells es el libre flujo de ideas e información en tiempo real a distancia. Me imagino el torrente de ideas encontradas y extremas que tendría un verdadero blog escrito por Fidel. Resultaría en un intenso debate que generaría vías novedosas, creativas y sinérgicas. Pero es justo a lo que los tiranos temen: que su mundo cambie, que evolucione, que salga de su control.



Estoy empezando a leer un libro que promete ser una joya: "La termodinámica de la vida: física, cosmología, ecología y evolución" (Schneider y Sagan, Tusquets Editores, 2008). En él se estudia a la vida como un sistema abierto: la vida ocurre como un proceso de constante flujo de energía que conduce a niveles de auto-organización cada vez mayores. Los sistemas de dirección que pretenden ser sistemas cerrados, que bloquean las puertas al debate abierto de ideas, lo mismo si son dentro de un país, que en una empresa o en una familia, sólo conducen a la degeneración, al empobrecimiento y a la muerte. Por el contrario, los sistemas abiertos a la discusión conducen a la vida, a la evolución, al progreso, a la mejora.



En mi país, en México, vivimos tiempos de enorme debate. A algunos les desespera mucho y sienten que el país se desmorona. Es justo lo contrario. Ahora las ideas se contraponen, se encuentran, se mezclan, se pulen y, con ello, cada vez generamos un mejor país. Ciertamente estamos también aprendiendo a debatir. Nos hace falta aprender a escucharnos. Todavía hay gente de uno y otro bando que desea imponer "su verdad" como "la verdad". Lo mismo son de derecha, gente del Yunque, que de izquierda, como López Obrador, el secuestrador de la izquierda mexicana. Cuidémonos de los tiranos, porque sólo conducen a la degeneración. Construyamos una sistema abierto, porque conduce a la vida y a la mejora de las especies.

En el artículo "Oops!" Robert Austin, Lee Devin y Erin Sullivan (7 de julio de 2008, MIT Sloan Management Review) proponen que las equivocaciones conducen a la innovación, por lo que debiéramos crear más equivocaciones. De hecho, la mayoría de las innovaciones importantes han ocurrido por accidente. Las cosas nuevas son difíciles de concebir porque estamos limitados por nuestros hábitos, rutinas y pre-concepciones. Las equivocaciones hacen que movamos nuestros límites y generemos resultados que no produciríamos de manera deliberada. El problema es que los managers tratan de evitar a toda costa variaciones de la meta y descarrilamientos de la norma, tendiendo a considerarlas como "fallas".

Las equivocaciones ocurren a tres niveles. El primer nivel es el de las ideas por una asociación mental inesperada, como le sucedió a Edward Jenner, quien buscando un tratamiento contra la viruela recordó que un lechero le había dicho que nunca tendría viruela porque ya había tenido un enfermedad que le da a las vacas. Dicha enfermedad es una forma más benigna de viruela que podía ser usada como vacuna para la viruela humana.

El segundo nivel es cuando se logra algo buscado pero por un camino inesperado, como cuando científicos de la empresa Schering-Plough intentaban crear un medicamento que bloqueara enzimas que producen colesterol y terminaron con algo que no bloqueaba las enzimas pero que sí bajaba el colesterol.

El tercer nivel es cuando se termina descubriendo algo distinto de lo que se buscaba pero que resulta de utilidad; como les sucedió a los investigadores cuando notaron un inesperado pero interesante efecto secundario al probar el Viagra que entonces era un medicamento para el corazón.

Las estrategias que las empresas pueden usar para producir equivocaciones son las siguientes.

  • Revolver las cosas
  • Explorar muchos enfoques
  • Hacer que las equivocaciones sean más baratas
  • No etiquetar a las equivocaciones como "errores"
  • Dejar a los innovadores coleccionar ideas
  • Ver el bosque y ver los árboles, ambos
  • Preguntarse qué estamos dejando de ver aquí

IDEO, la empresa de diseño que creó el primer ratón para Apple y la Palm V involucra en sus equipos a ingenieros, graduados de administración, expertos en mercadotecnia, sicólogos u biólogos. Pero a esta gente hay que asignarles tareas novedosas y periféricas para dejar que sus jugos creativos fluyan. También hay que enseñarles a reconocer la importancia de eventos inesperados, como Newton hizo con la manzana que cayó del árbol. Se debe promover que los empleados piensen fuera de los límites, por ejemplo, promoviendo que acudan a conferencias en aspectos fuera de su área. Se deben crear canales institucionales para escuchar a los visionarios e incorporar ideas que parecen locas.

El artículo puede ser leído en http://sloanreview.mit.edu/wsj/insight/innovation/2008/07/07/

En el artículo "Stop Demotivating Your Employees!" David Sirota, Louis Mischkind y Michael Irwin Meltzer (harvard management update, Julio 2008) dicen que la mayoría de las empresas se han equivocado rotundamente: la mayoría de los colaboradores no necesitan ser motivados. Los empleados entran con entusiasmo a los nuevos trabajos; pero en el 85% de los casos en seis meses han perdido la energía y ésta continua deteriorándose a lo largo del tiempo.


De acuerdo a los autores, la motivación está en función de que la gente satisfaga sus necesidades de Logro, Igualdad y Camaradería. La satisfacción de estas necesidades depende tanto de las políticas organizacionales como de las prácticas cotidianas de los managers. Sin embargo, aunque la empresa tenga un buen enfoque para la dirección del talento, malos gerentes pueden socavar el impacto en sus áreas. Por el contrario, managers empáticos y talentosos pueden compensar mucho de la dirección corporativa mal llevada sosteniendo el entusiasmo y el compromiso dentro de sus unidades.

Sirota, Mischkind y Meltzer sostienen que hay ocho prácticas al alcance de los managers para reconquistar y sostener la motivación de los colaboradores.

- Infundir un propósito inspirador
- Proporcionar reconocimiento
- Ser un gestor para sus colaboradores
- Dar retroalimentación y asesoría (coaching) para mejorar
- Comunicar completamente
- Enfrentar directamente el bajo rendimiento
- Promover el trabajo en equipo
- Escuchar e involucrar


El artículo puede ser adquirido y bajado con el número U0807B en http://harvardbusinessonline.hbsp.harvard.edu


Navegando por ahí me encontré esta joya de sabiduría popular, escrita por "Don Nadie" y presentada aquí con algunas modificaciones: "Tomar en serio los consejos de un borracho sobre cómo dejar de beber, es tan absurdo e irresponsable como tomarte en serio todas las tonterías destructivas que piensas cuando estás deprimido."




No andes errante (León Felipe)

No andes errante...
y busca tu camino.
-Dejadme-,
Ya vendrá un viento fuerte
que me lleve a mi sitio.

-------------
La cultura del "fast food" nos quiere a todos en constante movimiento, corriendo como el conejo de Alicia. Queremos violentar los procesos porque deseamos resultados rápidos. Hemos perdido el ritmo.

Hay un tiempo para todo. Hay ciclos naturales. Al día sigue la noche y a ésta el día: Sol y Luna danzan, cada uno a su ritmo. De la siembra a la cosecha se necesita cuidado y, sobre todo, paciencia.

Hay un restaurancito, al que vamos mi esposa y yo a comer de vez en cuando, que tiene un letrero que dice: "Para que le atendamos mejor, venga sin prisa". Es para mi un recordatorio de que debo darle la bienvenida a la cultura del "slow food".

Y cuando me sienta errante y sin camino mantener la esperanza de que ya vendrá un viento fuerte que me lleve a mi sitio.

Un alumno me cuestionó si eso era conformismo. Me cuestionó realmente. Tardé en asimilar. Y es que está el juicio de valor. Los juicios devaluantes, como puñetazos, me hacen tambalear. Me lo tomo personal. ¿Me está diciendo conformista a mi? ¿Soy conformista? ¿Quién dice que es un pecado terrible ser conformista?

Es la frase moralizadora de padres asustados: "no seas conformista" ("no andes errante y busca tu camino"). "Camarón que se duerme se lo lleva la corriente". Tenemos miedo de quedarnos a la deriva en este mundo de alta competencia. Y entonces nos arrojamos, locos y desesperados, a la carrera de la vida. Quiero ser el primero, llegar antes que los demás. Graduaciones desde el Kinder y ceremonias de graduación de la Primaria. Clases extras de esto y de otro. Una carrera intensa que no termina con la graduación profesional porque sigue la carrera laboral por el mejor puesto y el mejor salario. Y sigue con el matrimonio y la mejor casa y el mejor auto y las mejores vacaciones. ¡Para que nuestros hijos empiecen con honores en el Kindergarden!

Hamsters atrapados en la rueda que no conduce a ningún sitio. Se cierra el ciclo y me doy cuenta de que este camino por el que he ido corriendo a toda prisa no es el que yo quería.

Me he detenido a preguntarme, por enésima vez, si este mundo en el que estoy inserto es el mundo que deseo. Esta sociedad del consumo y de búsqueda insasiable de lujos y satisfactores, que promete enorme felicidad y bienestar si adquiero el nuevo ipod o el sofisticado "todoterreno", me tiene atrapado en un juego que sólo conduce a la frustración.

Este lujosísimo vehículo supuestamente me haría sentir profundamente realizado. No es así. Pronto me desencanto de él, ayudado por la publicidad de otro aún mejor.

  • ¡Lo quiero!
  • Lo malo es que aún me restan dos años y medio para pagar el anterior.
  • ¡Qué decepción!
  • ¿Necesito ganar más dinero? Así podría adquirir ese maravilloso auto en vez de conformarme con éste.
  • Pero ya no puedo más.
  • ¿Seré un conformista?
  • No, jamás.
  • Tengo que trabajar más intensamente.

Hamster atrapado en la rueda sin fin.

Conformismo sería el dejarme atrapar por reglas del juego inherentemente frustrantes.

Se requiere un enorme espíritu y mucho trabajo para diseñar un estilo de vida distinto.

  • -dejadme-,
  • Ya vendrá un viento fuerte
  • que me lleve a mi sitio.





Nadie fue ayer
ni va hoy,
ni irá mañana
hacia Dios
por este mismo camino
que yo voy.
Para cada hombre guarda
un rayo nuevo de luz el sol...
y un camino virgen
Dios.

Todos somos marineros,
marineros que saben bien navegar.
Todos somos capitanes,
capitanes de la mar.

Todos somos capitanes
y la diferencia está
sólo en el barco en que vamos
sobre las aguas del mar.

Marinero, marinero;
marinero... capitán
que llevas un barco humilde
sobre las aguas del mar...
marinero...
capitán...
no te asuste
naufragar
que el tesoro que buscamos,
capitán,
no está en el seno del puerto
sino en el fondo del mar


¿Es este tu estilo?
Puedes dibujarlo.
Velo en acción.


Backchannelmedia (promocionado en el programa Chronicle TV del canal 5 WCVB-TV de Boston el 23 de junio de 2008) es un sistema para salvar información interesante mientras se ve la TV a fin de poder después revisarla en la PC con más detalle. El programa piloto de este servicio está por instaurarse en Boston.


El error de Holmberg es descrito por Charles Mann (2006) en "1491: una nueva historia de las américas antes de Colón", un libro que debiera ser de texto para todos los americanos (me refiero a los habitantes del continente americano, sí, el que comprende del Yukón a la Patagonia).
Allan Holmberg era un estudiante de arqueología que para realizar su tesis doctoral se fue a vivir entre 1940 y 1942 con los indios sirionos en la región boliviana del Beni, en la amazonia cercana a Brasil. Fue un investigador cuidadoso y compasivo, que pasó hambre, privaciones y penalidades durante varios meses. Producto de su experiencia en la región publicó el libro "Nomads of the Long Bow: The Siriono of Eastern Bolivia" ("Los nómadas del arco: Los Sirionio del este de Bolivia") que se convirtió en un libro clásico, muy reconocido hasta nuestros días como referencia de la vida primitiva. Aunque nadie más pudo regresar durante décadas a la región por las condiciones sociopolíticas en Bolivia, incluyendo una animadversión al extranjero mantenida por los traficantes de droga, Holmber promovió toda su vida la causa de los indígenas abandonados en la miseria y se comprometió a mejorar sus condiciones.

Producto de su investigación de campo, Holmberg descubrió que los sironios se hallan "entre los pueblos culturalmente más atrasados del mundo", con una vida de constantes carencias y de hambre, sin vestimenta, sin animales domésticos, sin instrumentos musicales, ni siquiera tambores, sin arte ni diseño, apenas con algunos collares de dientes de animales, y sin religión. No contaban más allá del tres, no sabían prender fuego por lo que lo transportaban de lugar en lugar, y con chozas de palmas amontonadas que poco protegían de los implementos.

Holmberg vio en los sironios la representación del hombre primitivo en su estado natural extremo, que permanecía durante milenios en las mismas condiciones, sin progreso y sin transformar su entorno natural y concluyó que "antes de Colón los pueblos de América carecían de historia", en el sentido de que deambularon durante milenios sin transformarse y sin transformar el mundo.

La visión de Holmberg respecto a los habitantes originales de América se popularizó, no sólo en el mundo anglosajón donde niños canadienses y norteamericanos la aprenden en la escuela, sino en algunos países y estratos sociales de la América de habla hispana y portuguesa.

El problema de esta visión es que surgió de la experiencia de unos cuantos meses con un pueblo aislado y de ahí se generalizó a todos los pueblos de un continente y de todas las épocas. Lo más dramático es que, varias décadas después, cuando las condiciones mejoraron, los investigadores descubrieron que la pobreza de los sironios se debía no a la falta de evolución sino a que 20 años antes del contacto de Holmberg la gripe y la viruela los diesmaron de tal manera que pasaron de ser 3000 a menos de 50, teniendo que pasar por un "cuello genético" que los llevó a procrear entre parientes, con consecuencias genéticas.

Cuando Holmber llegó, la media docena de sironios huían por la selva de los ganaderos blancos que les venían robando sus tierras con el apoyo del ejército boliviano que los apresaba por un tiempo y los obligaba a servir a los rancheros. El pueblo que el investigador conoció era un grupo de sobrevivientes refugiados y perseguidos después del destrozo de su cultura. Es como actualmente encontrarse con un campo de refugiados en Somalia y concluir que los somalíes son un pueblo atrasado, sin cultura y sin historia que sobrevían día a día en medio de las mayores penurias y hambrunas y luego concluir que todos los pueblos africanos así han permanecido durante milenios.

El modelo mental creado por Holmberg sobre los pueblos originarios de América persite con la ayuda tanto de Hollywood como de la antropología. Y es que el modelo ha resultado muy conveniente para justificar la depredación de las comunidades originarias, lo mismo en Canadá (donde aún en el siglo XXI hay historias de explotación y acallamiento de los pueblos indígenas) que en la Sierra de Guerrero en México o en Bolivia y Brasil.

Desde la óptica de la sociedad occidental seguimos diciendo que los pueblos indígenas están atrasados y que debemos salvarlos de su pobreza. Curiosamente es justo lo contrario. Nuestra cultura depredadora y de consumo está acabando con nuestra civilización y con el planeta. Necesitamos voltear a ver a los pueblos originarios de la tierra, ya que son ellos con sus aprendizajes ancestrales quienes tienen lecciones importantes para salvarnos a todos. La vida de la "comida rápida" debe reencontrar el ritmo de los ciclos naturales de la naturaleza. ¿Estaremos ya listos para ir más allá de nuestra arrogancia obtusa?