Dado que en la última entrada hice referencia a deportistas olímpicos mexicanos me siento obligado a comentar sobre la medalla de oro obtenida por Guillermo Pérez.
De entrada hay que agradecerle el permitir al país la recuperación de la auto-estima; esperando que no sirva de pretexto para evitar reformular todo el aparato de apopyo y promoción del deporte nacional.
Guillermo es una persona con una gran madurez y un deportista hecho con base en el trabajo duro y constante de muchos años.
Ahora que estamos reflexionando aquí sobre inteligencia emocional, he de decir que me resulta evidente que, si bien que su destreza técnica del Taekwondo es el fundamento de su triunfo, su cultivo del dominio personal resultó fundamental para alcanzar el oro.
Felicidades Guillermo. Nos estimulas para seguir luchando por ser mejores en nuestras respectivas áreas de actividad profesional.

Comentarios de blog por Disqus