He pretendido que este blog aborde asuntos que conciernan a todo el mundo der habla hispana y excluir temas de interés meramente regionales. Sin embargo ahora no puedo resistir referirme a las contribuciones que sobre política mexicana ha tenido recientemente la connotada politóloga Denise Dresser. Creo que lo que ha venido diciendo tiene implicaciones para muchos otros países de la región.
La Dra. Dresser ha tenido brillantes contribuciones recientemente; por ejemplo, la "carta abierta a Carlos Slim"; pero el discurso dado ante las principales figuras del Congreso mexicano en un foro organizado por ellos para buscar alternativas frente a la crisis económica mundial, ha sido valiente, iluminador y claro en su análisis de las causas de la falta de desarrollo de la nación mexicana.
En su cara les ha dicho a los líderes políticos de México que el estancamiento se debe a que la clase política se ha asustado y se ha doblegado frente a los monstruos que el mismo sistema creó: oligopolios y grupos de poder que frenan el libre mercado, que detienen la innovación y el emprendedurismo.
Estos monstruos tienen la forma, por ejemplo, de una compañía telefónica dominante en el país que cobra las cuotas telefónicas y de internet más altas del mundo cuyo principal accionista es el tercer hombre más rico del mundo, de un duopolio televisivo que doblega todo intento de nueva competencia (evitaron con una campaña feroz de medios que la compañía que controla la distribución de farmacéuticos en México, otro monopolio, entrara como tercer competidor en los medios de comunicación), un sindicato petrolero que domina las decisiones de la compañía petrolera estatal PEMEX o un sindicato magisterial que manda más que la Secretaría de Educación y mantiene a los escolares con desempeños muy por debajo de los alcanzados por los niños del segundo peor país de la OCDE (el peor es México). Estos son sólo cuatro ejemplos; pero hay muchos más.
Denisse Dresser dijo de frente, en su cara, (¡qué valiente!) a los políticos lo que hay que hacer: dejar de trabajar al servicio de estos grupos de interés, fortalecer al Estado frente a ellos aprobando leyes de control que han estado congeladas desde hace tiempo y sacudirse el temor.
Y le aplaudieron de pie. Ojalá así haya sido porque finalmente alguien le puso voz a lo que en el fondo saben y no se habían atrevido a reconocer públicamente, como la misma Dennisse declaró en entrevista posterior con la otra brillantísima y valiente mujer Carmen Aristegui. La otra posibilidad, dijo en esta entrevista Denisse, es que aplaudieron porque no entendieron y creyeron que el mesnaje era para el senador de al lado o el diputado de atrás.

Sí les plantó la verdad en la cara a los políticos; pero también me la plantó a mí. Yo también tengo una responsabilidad. No falta quien esté diciendo: "mira que friega les puso a los políticos". No, el mensjae va para todos. Yo también tengo un papel y una responsabiulidad en lo que le sucede a mi país. Cada vez que no protesto como usuario cuando soy abusado, cada vez que consumo lo que me dan los medios sin pensarlo, cada vez que uso los resquicios para burlar la ley, cuando dejo de votar y ejercer mis prerogativas ciudadanas, estoy siendo cómplice.
Pero creo que más que leer mi rollo hay que escuchar directamente a la Dra. Dresser. Aquí están vinculados los videos de su ponencia.






Comentarios de blog por Disqus