Considerando lo que he dicho en otro lugar, que el foco de estudio no debe estar en el líder (la persona) sino en el liderazgo (la función), la pregunta es qué tipo de comportamientos y de actitudes debo cultivar para ejercer eficazmente el liderazgo. Como ya hace varias decenas de años los han señalado los diversos proponentes del liderazgo situacional o de contingencia, ello depende de cuál es el grupo a liderar: no hay recetas para toda ocasión.
Thomas Gordon (LET: Líderes eficaz y técnicamente preparados) ha señalado que el líder eficaz logra que sus colaboradores actúen casi como si fuesen los líderes y que lo vean como si fuese casi un miembro más del grupo. Este es un liderazgo altamente potencializante: los integrantes del grupo desarrollan y dan lo mejor de sí. En términos de la sabiduría china: “del mejor de los líderes dirán ‘lo hicimos nosotros mismos’”. Este tipo de liderazgo requiere de mucho trabajo de potenciación personal que conduzca a superar el predominio del ego.
El liderazgo es una actividad que se ha sobrevalorado, en gran medida como producto del mecanismo de idealización de los grandes líderes (leer “¿Los líderes nacen o se hacen?”). El resultado es el predomino del liderazgo heróico. Es eslogan de escuelas que se publicitan como formadoras de líderes. Pero el liderazgo no es más que uno de diversos papeles a desempeñar cuando se participa en grupos y organizaciones. Bien dice mi colega y buen amigo el Dr. Rafael Garnica, por muchos estándares alguien que ha ejercido un liderazgo ejemplar en ámbitos muy diversos, lo que se requiere con urgencia no son cursos de liderazgo sino de Seguiderazgo. Que en el fondo es una defensa del liderazgo de servicio.
En su experiencia como consultor en México y diversos países de Lationamérica ha encontrado un exceso de directivos con los egos inflados que establecen relaciones de poder vertical y sofocando el talento dentro de las organizaciones. El seguiderazgo se refiere también a la necesidad de cuestionar a los individuos atrapados por la sociedad de consumo en una competencia insensata por alcanzar niveles jerárquicos más altos, mayor prestigio y salarios más abundantes; sin saber realmente para qué. Caballos desbocados rumbo al desfiladero de las insatisfacciones personales y de las frustraciones de vida.
El llamado al seguiderazgo es también una crítica al liderazgo ejercido por las personas que utilizan el poder y la autoridad para imponer sus propias agendas y lograr el beneficio personal a costa de los demás. Este liderazgo se disfraza muchas veces de liderazgo positivo y surge cuando los directivos se perciben a sí mismos como individuos especiales, más brillantes que las demás y con mejores ideas. Imponen sus visiones y metas personales, casi como ejercicio de culto a sí mismo. Cuando el poder es verticalmente y unilateralmente ejercido las consecuencias para el grupo y la organización son de un enorme empobrecimiento (lo contrario de potenciación). El talento humano se va opacando poco a poco. He dicho que quien no sirve, no sirve para nada.
En el modelo de Tom Malone del MIT, el liderazgo no es más que uno de los cuatro roles que es necesario las personas aprendan a desempeñar para que los grupos funcionen como equipo. En mis términos estos cuatro roles son: el líder, el seguidor, el cuestionador y el observador. El funcionamiento sinérgico requiere de los cuatro papeles y de que todos los miembros del equipo sepan desempeñarlos y se puedan mover con flexibilidad de uno a otro. El liderazgo no es más que un elemento de cuatro y muchas veces es el menos importante.
El único camino efectivo para el liderazgo es a través del liderazgo personal, haciéndome cargo de mi propio proceso de potenciación. En términos de Stephen Covey, el camino de crecimiento es “de adentro hacia afuera”. Este camino pasa a través de la disolución del ego.
Hoy más que nunca necesitamos de un liderazgo de servicio. Y como nos invita Fernando Delgadillo en su canción, para ello “Hoy hace un buen día”.

Página protegida contra violaciones de derechos de autor por Copyscape

Comentarios de blog por Disqus