En el artículo "Stop Demotivating Your Employees!" David Sirota, Louis Mischkind y Michael Irwin Meltzer (harvard management update, Julio 2008) dicen que la mayoría de las empresas se han equivocado rotundamente: la mayoría de los colaboradores no necesitan ser motivados. Los empleados entran con entusiasmo a los nuevos trabajos; pero en el 85% de los casos en seis meses han perdido la energía y ésta continua deteriorándose a lo largo del tiempo.


De acuerdo a los autores, la motivación está en función de que la gente satisfaga sus necesidades de Logro, Igualdad y Camaradería. La satisfacción de estas necesidades depende tanto de las políticas organizacionales como de las prácticas cotidianas de los managers. Sin embargo, aunque la empresa tenga un buen enfoque para la dirección del talento, malos gerentes pueden socavar el impacto en sus áreas. Por el contrario, managers empáticos y talentosos pueden compensar mucho de la dirección corporativa mal llevada sosteniendo el entusiasmo y el compromiso dentro de sus unidades.

Sirota, Mischkind y Meltzer sostienen que hay ocho prácticas al alcance de los managers para reconquistar y sostener la motivación de los colaboradores.

- Infundir un propósito inspirador
- Proporcionar reconocimiento
- Ser un gestor para sus colaboradores
- Dar retroalimentación y asesoría (coaching) para mejorar
- Comunicar completamente
- Enfrentar directamente el bajo rendimiento
- Promover el trabajo en equipo
- Escuchar e involucrar


El artículo puede ser adquirido y bajado con el número U0807B en http://harvardbusinessonline.hbsp.harvard.edu

Comentarios de blog por Disqus