Estuve la semana pasada facilitando con mi Tocayo Cárdenas un curso de liderazgo para la Maestría en Administración de Empresas Familiares. Siendo un taller de inmersión completa nos alojaron en un pintoresco hotel en La Muralla, población del estado de Querétaro en México. Una de las frías mañanas me levanté temprano a caminar por los alrededores y ahí tomé la fotografía de un árbol seco junto a otro vivo y frondoso. Me pareció ideal incrustarle la frase de Eleanor Roosevelt: "El futuro pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños".

Comentarios de blog por Disqus