En un mundo de grandes presiones de trabajo muchos ejecutivos se precian de lograr mucho durmiendo poco. De acuerdo a Anne Field, este comportamiento es sumamente contraproducente, ya que el dormir apropiadamente es fundamental para tener éxito. Para estar completamente alerta en un mundo demandante es indispensable dormir no menos de ocho horas diarias.

De entre los cuatro periodos del sueño, las etapas tercera y cuarta son fundamentales para restaurar la funcionalidad del organismo.

Durante la etapa tres, llamada del sueño profundo, ocurren la renovación física, la regulación hormonal y el crecimiento de tal manera que la deprivación de este nivel de sueño aumenta las probabilidades de enfermarse, sentirse deprimido y aumentar de peso.

En la etapa cuatro, llamada del sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos o REM en inglés), el cerebro entra en una intensa actividad mientras que permanecemos profundamente dormidos. Es durante el sueño MOR que se procesan e integran las emociones y los recuerdos en apoyo al aprendizaje y al pensamiento de alto nivel. La deprivación de esta etapa del sueño conduce a un aletargamiento del funcionamiento cognitivo y social y a problemas de memoria y concentración.

Si se duerme por tan solo seis horas habrá deprivación de las etapas tres y cuatro del sueño por lo que no se podrá responder a tareas que requieran altas dosis de alertamiento. No se tendrá un buen desempeño, por ejemplo, en discusiones y negociaciones o en el procesamiento de reportes complejos.

Para obtener lo mejor del sueño, Field recomienda:

  • Evitar la cafeína (incluso en refrescos e infusiones) y los estimulantes (tales como el chocolate) hasta 10 horas antes de dormir.

  • Tratar de dormirse de inmediato, preparándose para hacerlo.

  • Obscurecer la habitación completamente ya que la luz (incluso la del reloj) inhibe la producción de la hormona melatonina, que le indica al cerebro que es hora de dormir.

  • Dormir en un ambiente apacible, sin interrupción y en un colchón de buena calidad.
Así que te deseamos un profundo descanso para el mayor de los éxitos.

Referencia:
Field, Anne (Jan 6, 2009). Why You Need Sleep in Order to Succeed. Harvard Management Update Article, U0901D.

Comentarios de blog por Disqus