Hablando de liderazgo, el afamado director Benjamin Zander, hace notar que con todo el regocijo que nos genera el escuchar a una bella interpretación musical, el director no produce ni una sola nota. Su función es el potencializar a los músicos para que generen la mejor música que pueden producir. Cuando la gente está siendo potencializada surge un brillo especial en sus ojos. 

Así que en mis funciones de liderazgo, con mis hijos, con mis alumnos, con mi gente, donde sea que mi papel sea el de dirigir, si no veo ese brillo en sus ojos la pregunta que debo hacerme, dice Zander, es: ¿qué estoy haciendo yo que ese brillo no brota? Qué hago yo, no qué hacen ellos. ¿Qué estoy haciendo yo?

Pego aquí el video de la conferencia donde señala esto. Es la última parte de la plática (en inglés) aunque todo el video es una belleza.

Comentarios de blog por Disqus