Hoy 29 de abril es el día de combate a la pobreza organizado por
Bloggers Unite, una organización que une a bloggeros del mundo alrededor de diversas causas. Unámonos por el Hambre y la Esperanza (Unite For Hunger And Hope) es la iniciativa que nos convoca este día. La idea es generar consciencia respecto al problema de sobrevivencia en el que están la mayoría de la población del planeta.


Algunos datos relevantes son:

  • Hoy mismo más de 500 millones de personas en el mundo viven en “Pobreza absoluta”.

  • Más de 15 millones de niños mueren de hambre al año.

  • La Organización Mundial de la Salud señala que un tercio de la población mundial está mal nutrida y otra tercera parte vive en la inanición.

  • Incluso en los Estados Unidos, al 46 por ciento de los niños afroamericanos y el 49 por ciento de los latinos se les considera crónicamente hambrientos.
El video de abajo, del profesor Hans Rosling, muestra gráficamente que, si bien la proporción de personas en el planeta que viven en pobreza extrema (familias que subsisten con menos de un dólar la día) ha vendió disminuyendo, el número absoluto ha cambiado muy poco.



No se subraya en el video; pero si vemos la imagen que he generado dibujando la línea de los dos dólares (puesta más o menos a la mitad entre un dólar y diez dólares porque es una escala logarítmica) vemos que el área resultante es enorme. Vivir con dos dólares no es pobreza extrema; pero sigue siendo pobreza que lastima.

Aquellos quienes pertenecemos a las clases medias del mundo tendemos a tener una visión distorsionada de nuestra posición económica relativa. Tendemos a ver a los más ricos con un grado de solvencia muy alejado del nuestro y a los más pobres como más cercanos; sin embargo la realidad es que cualquier persona de clase media está dentro de un grupo de privilegiados. Miles de millones de personas del planeta viven abajo de nuestro nivel de vida, como se aprecia en la imagen de abajo. Creo que es necesario voltear más hacia abajo y menos hacia arriba.



Las condiciones económicas actuales nos parecen normales hoy en día. En el futuro, cuando se revise la historia, se percibirá como algo tan injusto y escandaloso como lo es para nosotros ahora la esclavitud. Además, estas condiciones son totalmente incongruentes con los sistemas morales y religiosos imperantes en el planeta.
¿Cómo puedo colaborar para hacer algo? Algunas ideas son:
  • Hacerme consciente de la situación y reflexionar al respecto con quienes me rodean. La consciencia es un poderoso motor generador de cambio.
  • Cambiar mis hábitos de consumo y de vida. Los comportamientos, valores y actitudes de la sociedad de consumo son la mayor causa de las distorsiones del sistema económico-social-político imperante, entre ellas la desigualdad económica pero también el desastre ecológico.
  • Apoyar movimientos transformadores. No caer en la trampa del asistencialismo, en la que por limpiar mi sentimiento de culpa doy limosnas que a la larga generan más problemas. Los movimientos transformadores buscan cambiar las condiciones profundas de impotencia. Por ejemplo, algunos de mis alumnos trabajan con “Un techo para mi país” y otros con “SIFE”. También apoyamos a través de “Kiva”.
¿Qué más?


Kiva - loans that change lives

Comentarios de blog por Disqus