Según Renée Dye, Olivier Sibony y S. Patrick Viguerie del boletín The McKinsey Quarterly (abril 2009), la planeación estratégica es ahora más importante que nunca; pero además debe ser realizada de manera diferente. Ya no se trata de hacer extrapolaciones lineales sino de hacer cosas diferentes frente a la mayor de las incertidumbres.
Señalan que considerando que nos enfrentamos a aguas no cartografiadas ante las que no existe un mapa para navegar, la planeación por escenarios, una técnica probada para enfrentar la incertidumbre, deberá jugar un papel fundamental durante este año pero su aplicación será de lo más retador que ha habido teniendo que involucrar más tomadores de decisiones y más variables que antaño.
Hacer una planeación por escenarios realista
La planeación por escenarios implica el desarrollo de planes diversos frente a las distintas realidades futuras posibles manteniendo el foco sobre en las causas subyacentes de la incertidumbre.
El número de variables en juego se ha incrementado durante el último año. Los estrategas deben prepararse para procesos de recopilación de información, de exploración de alternativas y de análisis más demandantes. El proceso deberá además involucrar lo más pronto posible a gente de todas las áreas de la empresa.
Monitorear con mayor intensidad
La planeación por escenarios implica generar diversas alternativas a implementar según se desarrollen los acontecimientos; pero la efectividad en la ejecución dependerá de qué tan rápido la organización se adecue. Es así que resulta fundamental que los directivos monitoreen e identifiquen rápidamente los indicadores que señalen qué escenario es el que se desarrollará. Se requiere además que los recursos puedan fluir rápidamente para implementar el plan prediseñado y promover que éste se siga a cabalidad.
Será necesario monitorear muy de cerca a proveedores, clientes y competidores ya que los elementos menos obvios pueden rápidamente generar problemas financieros. Labores de inteligencia temprana ayudan a las empresas a reconocer cuando negociar condiciones más favorables con los proveedores, ofrecer mejores condiciones a los clientes o reaccionar ante las condiciones de la competencia.
Ver más allá de la crisis
Los autores señalan que el sólo concentrarse en la crisis y no ver más allá es un lamentable error. Las tendencias mayores de los mercados no van a cambiar: los consumidores europeos y norteamericanos seguirán envejeciendo y las economías en desarrollo seguirán creciendo. Yo agregaría que la urgencia por asegurar la sostenibilidad de los procesos humanos y las demandas de las poblaciones en desventaja seguirán aumentando. Así que es necesario mantener la vista en el largo plazo.
Yo agregaría que también es necesario mantenerse fieles a los valores fundamentales de la empresa. Por ejemplo, si en la empresa se declara que sus miembros son un elemento fundamental, los momentos de crisis requieren de una mayor adherencia a dicho principio. Los sacrificios financieros realizados en el corto plazo redituarán en el largo plazo.
A pesar de los enormes retos de las condiciones económicas actuales, el ejercicio de planeación por escenarios de este año no tiene que ser algo dominado por la ansiedad y la desesperación.
Referencia
Dye, R., Sibony, O. y Viguerie, S.P. (April, 2009). Strategic planning: Three tips for 2009. TheMcKinseyQuarterly, disponible en http://www.mckinseyquarterly.com/Strategic_planning_Three_tips_for_2009_2340

Comentarios de blog por Disqus