Se dice que ya no hay líderes. Se está volteando a ver al lugar equivocado.
Por doquier se observan multitudes de líderes que silenciosamente transforman al país y al mundo con su actividad cotidiana: las madres que se entregan al crecimiento de sus hijos, los maestros que se dedican a la potenciación de sus estudiantes, las secretarias que son el centro de encuentro en la oficina, los empleados que entusiasman a sus compañeros, los estudiantes que luchan por ser mejores, los empresarios que se arriesgan con nuevas ideas de negocio y más.
Es cuestión de voltear a ver hacia el lugar correcto.

Comentarios de blog por Disqus