En el último número de Reflections (Vol. 8, 2008), la revista de la Society of Learning , Jay Bragdon (autor del libro Profit for Life) sostiene que las empresas que imitan a los sistemas vivos son más rentables que las que se organizan de acuerdo a otros sistemas. Señala que las empresas que imitan los sistemas vivientes están conscientes de ser comunidades vivas de personas al servicio de otras personas y de su dependencia con al naturaleza para su subsistencia.


Estas empresas valoran instintivamente a los recursos vivos, las personas y la naturaleza ya que reconocen que los recursos vivos son la fuente del capital y la razón de la existencia de las compañías por lo que atraen de manera natural a los empleados y socios estratégicos más comprometidos, a los clientes más leales y a los inversionistas más pacientes.


Por el contrario, las empresas que se ven como máquinas generadoras de capital valoran en mayor medida los recursos financieros y tratan superficialmente a la vida considerando a la gente y a la naturaleza como recursos comercializables. La gente tiende a sentires amenazada y se retrae, el clima organizacional sufre y el servicio al cliente decrece.

Las características de las Empresas que Imitan a la Vida son:

  • Forman redes altamente interconectadas que facilitan el intercambio de información y la retroalimentación al interior y al exterior. Muchas veces las redes son informales y operan en paralelo con la línea de autoridad formal.
  • Se gestionan por medios (GPM), entendiendo que la gente y las relaciones son los medios primarios para generar la capacidad de red y para crear valor. Potencian y fortalecen a los colaboradores mediante la práctica del liderazgo de servicio.
  • Optimizan el uso de recursos físicos considerando que los desperdicios van a algún lado,y generando así mayor valor para el cliente mediante el menor consumo de energía y recursos.
  • Son excepcionalmente abiertas respecto a la información con los empleados y en la búsqueda de retroalimentación de los accionistas. Saben que la apertura genera confianza, capacidad de aprendizaje y adaptabilidad.
  • Nutren al sistema viviente amplio del que forman parte (la naturaleza, la sociedad, los mercados) porque entienden las conexiones inherentes de la vida total.

A lo largo de los años, Bragdon ha trabajado con 60 empresas líderes en cuanto a la Gestión de Activos Vivientes (GAV). Un seguimiento de estas empresas líderes durante 10 años, realizado por la empresa de consultoría Northfield Information Services, encontró que su desempeño accionario y de participación de mercado fue superior al de las empresas diseñadas con paradigmas mecanicistas.


El autor señala que la razón por la que las empresas no cambian de paradigma pese a la evidencia de la necesidad de hacerlo es la mera inercia. Durante más de cien años el modelo mecanicista ha parecido dar resultados y muchos no alcanzan a ver fácilmente las consecuencias negativas del anterior sistema; por ejemplo, el costo irreparable que ha tenido sobre el medio ambiente social y natural .




Página protegida contra violaciones de derechos de autor por Copyscape

Comentarios de blog por Disqus