Me pidieron en el curso de Ética y Responsabilidad Social que responda a la pregunta ¿Cuál es la relación entre los problemas de sostenibilidad que tenemos ahora a nivel mundial y el pensamiento simplificador que impera en las ciencias?

Para responder es necesario intentar usar pensamiento complejo porque el pensamiento simplificador no permite ver una relación entre dos fenómenos tan aparentemente distantes.
Hasta donde alcanzo a ver ahora, los problemas de sostenibilidad (destrucción de los recursos naturales, emisión de productos que dañan los ecosistemas, producción de pobreza, etc.) son parte de un entramado complejo de fenómenos que incluyen entre otros a los sistemas de producción, los sistemas de distribución, los sistemas de consumo, los sistemas políticos, los sistemas ideológicos (incluyendo los sistemas éticos), etcétera.


El aparato en el que vivimos es perverso: promete un desarrollo que nunca llega, ni siquiera para los supuestos países desarrollados, cuyos habitantes viven en este engaño de la Disneylandia permanente, con toda su profunda insatisfacción y vacío existencial. Por ejemplo, el problema de la crisis económica actual para el nortemericano y para las clases medias de todo el mundo es el bajar un poco los niveles de consumo: tener un auto menos lujoso, una casa un poco más pequeña, etc. El desarrollo en la práctica significa más consumo de satisfactores completmante innecesarios.

Mientras una pequeña parte de los habitantes del mundo viven en una opulencia que conduce muchas veces a una vida de vaciedad y sinsentido, que requiere como paliativo toneladas de estupefacientes, la inmensa mayoría del planeta y de nuestro país vive en la pobreza, y miles de millones en la pobreza extrema. A las poblaciones pobres les estamos diciendo que trabajen más intensamente, que sean más sagaces, que sigan vendiendo sus recursos naturales y talento, que se inserten al mercado global para que algún día se "desarrollen"; es decir, para que algún día vivian en Disneylandia.

¿Cual es la conexión entre fenómenos que parecen que nada tienen que ver unos con otros? Por ejemplo, ¿cuál es la conexión entre la búsqueda de desarrollo y el narcotráfico? Otro ejemplo, ¿cuál es la relación entre la existencia de la pobreza en México y el éxito de Elektra y similares? Las relaciones son sutiles e insospechadas.

Por ejemplo, mi esposa le compraba manzanas a un campesino que estaciona su comioneta cerca de la casa. Le dejamos de comprar porque las manzanas no eran tan bonitas y uniformes como las que venden en Walmart, producidas en el principal centro productor de manzana del mundo, el estado de Washington. Por casualidad, allá vivimos mi esposa y yo cuando estudié la maestría. Lo primero que nos sorprendió cuando llegamos a aquella región es que, estando tan al norte, tenía una población enorme de migrantes mexicanos, gente pobre e indocumentada que vivía de bajar manzanas de los árboles. Al mismo tiempo los pueblos de alrededor de donde vivo se están vaciando porque su gente está migrando al norte (también muchos ricos de la localidad se han ido a vivir a Houston, por razonamientos distintos pero por razones de fondo similares). ¿Seguirá nuestro antiguo proveedor de manzanas vendiendo en su camioneta o ahora estará pizcando en Washington?

Mis patrones de consumo, qué compro o dónde lo hago, tiene consecuencias insospechadas. Tal vez este campesino no hace ni lo uno ni lo otro, sino cultiva enervantes. También me puedo preguntar cómo contribuyo más al calentamiento global: comprando manzanas locales o manzanas de Washington.

Sostengo que el sistema perverso, injusto y auto-destructivo en el que vivimos se puede mantener porque mantenemos un pensamiento simplifidador que no nos permite ver las relaciones sutiles e intricadas que causan consecuencias que todos padecemos en forma de degradación de la vida social (violencia, narcotráfico, miseria, insatisfacción con al vida, etc.) y degradación del medio ambiente; condiciones ambas que resultan ya insostenibles en el mediano plazo. Este penamiento impera no sólo en la ciencia sino en todos los ámbitos de existencia.

Requerimos de un pensamiento complejo, holístico, sistémico para encontrar los verdaderos puntos de palanca que nos permitirán tomar las acciones para resolver los dilemas que enfrentamos.

Esta es mi visión actual. Los problemas son tan complejos que nadie puede tener la razón absoluta. Necesitamos abrir los caminos de reflexión y diálogo para lograr mayores comprensiones.

Creo que lo que he dicho queda más claro con el video "Story of stuff" (Historia de las cosas).

Comentarios de blog por Disqus