El Dr. Edward Scolnick del Instituto Technológico de Massachusetts (MIT) ha hablado en una conferencia reciente que se están abriendo nuevas posibilidades para entender la esquizofrenia y el trastorno bipolar. La investigación en estas áreas ha estado estancada durante 50 años; pero la revolución en genética humana está abriendo grandes posibilidades para entender los aspectos a nivel de biología molecular y de fisiología del cerebro que están detrás de estos trastornos.
El Edward Scolnick es el director del Programa para enfermedades psiquiátricas y del Centro para investigación psiquiátrica en el Instituto Broad del MIT.
El Dr. Scolnick dijo: “Por primera vez la ciencia tienen la capacidad de revelar las causas subyacentes de las enfermedades mentales severas… Por primera vez en la historia de la disciplina aparece una forma que lleve a una mejora significativa en su diagnóstico y en su terapia”.
Estos desórdenes, que son comunes, crónicos e incapacitantes, son enfermedades mentales complejas que involucran comportamientos anormales que se expresan de diversas formas. No se cuenta aún con exámenes cuantitativos que permitan un diagnóstico preciso. La investigación ha demostrado que el mayor factor de riesgo para estas enfermedades es la genética; pero no ha podido aún diseñar herramientas que determinen cómo es que los genes inciden en la evolución de la enfermedad.
Es hasta los últimos dos años que la secuenciación del genoma humano y los mapas de variación genética están abriendo las enormes posibilidades de entendimiento. Los investigadores han descubierto que en el caso de ambas enfermedades las supresiones y duplicaciones de genes conducen a daños significativos en los circuitos cerebrales. Se han descubierto variaciones genéticas que son comunes en ambos trastornos.
El Dr. Scolnick habló del paso frenético al que se está manteniendo la investigación en el Instituto al que pertenece. Los científicos están usando imágenes de resonancia magnética funcional para comparar los cerebros de gente común con los de pacientes esquizofrénicos, descubriendo que los cerebros de estos pacientes permanecen hiperactivos cuando se encuentran en estado de reposo. Se ha encontrado que las personas esquizofrénicas generan ondas cerebrales gama, relacionadas con las actividades cerebrales superiores, de una manera diferente a las de las personas no esquizofrénicas.
En los laboratorios del MIT se ha empezado a manipular circuitos cerebrales específicos usando tecnología óptica que envía rayos de luz de diversas longitudes de onda a determinadas interneuronas que regulan la activación de neuronas que se sospecha tienen un papel crítico en la falla de los cerebros de las personas esquizofrénicas. También se están estudiando los trastornos bioquímicos causados por genes alterados y están desarrollando inhibidores químicos específicos que podrían conducir a tratamientos seguros para ambas enfermedades.
Investigadores japoneses están logrando que células madre se desarrollen en células cerebrales, lo que permitiría conducir experimentos precisos que relacionen los problemas genéticos con las fallas en la manera como el cerebro se alambra.
Aunque las investigaciones reportadas para entender cómo se desarrolla la esquizofrenia y el trastorno bipolar recién han empezado; las posibilidades son muy prometedoras. Esperemos que en los próximos años aparezcan instrumentos de diagnóstico temprano y fármacos efectivos y contundentes para estas enfermedades tan debilitantes.

Referencia:
Scolnick, E. (May 4, 2009). New Frontiers in Schizophrenia and Bipolar Disorder Research. Department of Brain and Cognitive Sciences, Massachusetts Institute of Technology. Disponible en: http://mitworld.mit.edu/video/687. (La conferencia de 40 minutos puede ser vista haciendo click en esta liga).

Comentarios de blog por Disqus